La relación madre-hija

El lazo maternal

Durante el embarazo y en los primeros meses posteriores al nacimiento, el vínculo entre la madre y el bebé es vital para el recién nacido. Esta relación, necesaria para la supervivencia del recién nacido, debe evolucionar rápidamente hacia la individualización: la madre debe aprender a considerar a su hijo como un individuo independiente y no como una extensión de sí misma. ¡Y esta es la parte más difícil! Para convertirse en una mujer completa y construir la propia personalidad, hay que distanciarse de la madre.

La madre fusional

Ver también

Prueba: ¿qué relación tienes con tu cuerpo?

Los llama al menos una vez al día, de lo contrario entra en crisis. Incluso si ya no vives con tus padres, tu madre todavía tiene una influencia significativa en ti y no puedes vivir sin verte a menudo (¡digamos demasiado!). Confianza, consejo ... ¡no tienes secretos para ella! Tienes una relación apasionada y de fusión.

¿El mayor riesgo? Que pongas esta relación por encima de todo, hasta el punto de aislarte del mundo (amigos, trabajo ...) y te impida vivir plenamente tu vida en pareja: una tercera persona de hecho podría encontrar esta situación insoportable. Tu cariño va casi en su totalidad a tu madre, te identificas con ella y ella tiene tendencia a identificarse contigo, ya no puedes distinguir tus sentimientos.

Ha llegado el momento de poner distancia entre usted y su madre. No hace falta decir que hay que hacerlo con suavidad porque, aunque tengas 30 años, romper el vínculo que te une significa hacerla sufrir y por tanto hacerte sufrir a ti. Sin embargo, es fundamental dar este paso para restablecer el equilibrio entre ustedes y poder lograr sus aspiraciones sin sentirse culpables hacia su madre.

La madre rival

Por el contrario, a veces las relaciones entre madre e hija pueden ser conflictivas. Hablas poco o nada con tu madre, no compartes nada y rara vez se ven. Durante su adolescencia, sus relaciones fueron tumultuosas y nunca mejoraron realmente.

Si esta situación es más difícil de manejar, el problema subyacente sigue siendo la identificación. La rivalidad entre madre e hija tiene su origen en el complejo de Edipo: para seducir al padre, la niña debe tomar un ejemplo de su madre y al mismo tiempo debe rechazarla ya que representa un obstáculo. Si el niño experimenta mal esta fase de crecimiento, puede comenzar a guardar rencor contra su madre en un nivel inconsciente.

En definitiva, quienes viven este tipo de relación se enfrentan constantemente a su madre, en un intento por construir una personalidad diametralmente opuesta. ¿Resultado? Nunca te sientes a la altura y tu relación con tu madre está llena de malentendidos, reproches mutuos y complejos. Es absolutamente necesario resolver este conflicto latente.

Encontrar un equilibrio

Para vivir plenamente tu vida como mujer activa, esposa y / o madre no hay muchas soluciones, ¡tienes que cortar el cordón umbilical! Tienes que hacerlo con delicadeza porque, a pesar de los desacuerdos, necesitas a tu madre tanto como ella te necesita a ti, pero es fundamental encontrar un equilibrio entre una relación demasiado intrusiva y un vínculo inexistente. No es necesario que compartas todos los secretos, pero pueden apoyarse mutuamente.

Ayuda a tu mamá a abrirse a los demás y a pasar el rato, para que pueda tener momentos íntimos para ti sola. ¡Lo ideal sería que te conviertas en cómplices pero no demasiado, para que puedas vivir tu vida en paz y acercarte a la maternidad sin estar obsesionada con el miedo a reproducir el mismo patrón con tu hija!

Si, en el contexto de una relación demasiado apasionada o demasiado conflictiva con tu madre, eres incapaz de importar y encontrar tu lugar, recurrir a un psicólogo podría favorecer tu desarrollo personal.

Etiquetas:  Cocina En Forma Viejo Hogar