Mujeres en la comunicación: entrevista con Annalisa Spuntarelli de Havas Media

La mayoría de edad es sin duda un hito importante, tanto para una persona como para una marca y, en este caso tan particular, para el nuestro.
Cuando la mujer cumple 18 años, hemos decidido poner en marcha un proyecto de empoderamiento de la mujer que se centra en las mujeres que trabajan en el campo de la comunicación.
Annalisa Spuntarelli, Chief Client Officer de Havas Media, respondió a 5 preguntas importantes para nosotros, contándonos cómo "llegar a ser profesionalmente" y "ser mujer" son dos realidades perfectamente compatibles.

1. ¿Cómo es "ser mujer" en el mundo laboral?

Ser mujer en el mundo laboral es normal, somos conscientes de que representamos a gran parte de la población activa. El punto es poder entrar en ciertos niveles de toma de decisiones. Muchas empresas ya están trabajando para que este desarrollo profesional sea una realidad concreta, sobre todo porque hay mucha más conciencia, que en el pasado, del valor intrínseco del liderazgo femenino. Lo más complejo, incluso hoy, es establecer reglas justas de participación, especialmente en términos de oportunidades dentro de las organizaciones laborales. Estamos en un momento de cambios fácticos, legislativos y educativos, para los cuales las mujeres están tomando cada vez más conciencia de querer estar en los niveles de toma de decisiones, apoyados a su vez por otras mujeres y por la familia. Por otro lado, los hombres de arriba han cambiado, están cambiando gracias a la constante "formación", y están aprendiendo a escuchar y valorar un nuevo la sensibilidad, la femenina, captando su poder. Porque aquí estamos hablando de sensibilidades diferentes, no de competencias porque en esto no hay diferencias entre hombres y mujeres. Las diferencias en cuanto a sensibilidad, tanto a nivel laboral como humano, aportan valor. Me inclino menos a los grupos solo para mujeres o solo para hombres, porque los grupos de varios géneros son más estimulantes y estimulantes.

Ver también

Mujeres en comunicación: entrevista con Beatrice Agostinacchio de Hotwire

Mujeres en comunicación: entrevista a Eleonora Rocca fundadora de Digital Innovatio

Mujeres en la comunicación: entrevista con Federica Beneventi de Veepee (vente-privee

2. ¿Qué fue el "empoderamiento de la mujer" para ti a los 18 años?

Fue determinación, sin sacrificio. Desde el punto de vista de la claridad de los objetivos tuve una gran determinación. Tenía un deseo muy claro de emanciparme y realizarme como mujer y como persona. El ambiente laboral fue el primer punto de contacto con este impulso y con el deseo de demostrar mis habilidades. En este proceso la familia es fundamental, así como todo lo que gira en torno a ella. Por ejemplo, tener un hermano gemelo varón, reconozco que mi familia ha sembrado en mí este profundo sentido de la equidad, porque nunca ha enfatizado ninguna variable que justificara un trato diferente. Los contextos externos, en cambio, marcan límites diferenciales, por eso siempre he luchado para que los demás reconozcan esta conciencia. Crecí con esta determinación, nunca pensé que no podría hacer algo o ser tratada "diferente a" por mi género. En resumen, "empoderamiento de la mujer" significaba realizarme sin renunciar a todas las áreas de ser mujer, sin ningún compromiso en cuanto a la dimensión afectiva, y como consecuencia natural (pero no dada, no impuesta) a la familia. Ha habido mujeres de mi generación que han renunciado a realizarse profesionalmente para la familia o, viceversa, han renunciado al ámbito emocional para centrarse en su carrera, y esto lo siento, pero tengo una batalla diaria que defender. la coexistencia de estas dos dimensiones. Quienes tienen funciones de toma de decisiones deben apoyar a las mujeres, incluso para la gestión de la maternidad y para su desarrollo profesional.

3. Tres palabras que hoy asocias con "empoderamiento de la mujer"

La primera palabra es "oportunidad": oportunidad de estar ahí, de quedarse y de contribuir a la evolución del negocio y del sistema de trabajo. El segundo es el "desempeño", porque para mí el empoderamiento de las mujeres significa garantizar el mejor desempeño a la empresa, a la sociedad, resultado de contextos de trabajo más justos, que toman en consideración todas las almas y pensamientos laterales que provienen de diferentes sensibilidades, y que garantizan luego los resultados, por lo que la tercera palabra que asocio con el empoderamiento de las mujeres es "equilibrio", un equilibrio entre las sensibilidades masculinas y femeninas incluso en contextos laborales.

4. ¿Qué le recomendaría a su joven de 18 años?

A la misma joven de dieciocho años le recomendaría que siempre tenga coraje, para expresarse con gracia y feminidad pero de una manera muy clara. A las mujeres no nos falta determinación, y no nos faltó a los 18, lo que necesitamos fortalecer es el coraje para perseguir nuestros sueños. A perseverar, sin condicionamientos, en la consecución de nuestras metas sin renunciar a todo lo que gira en torno a la satisfacción personal. Creo firmemente en la satisfacción: si estás satisfecho, como hombre o como mujer, profesionalmente puedes dar mucho más, y puedes pasar. Sin algo te falta, el lado humano. A los dieciocho años de hoy también les diría no aspirar a la perfección en todos los contextos sino aprender el significado de la ligereza, hija de la conciencia del valor que somos capaces de Llevar a un contexto. Las mujeres aceptamos que la ligereza es más difícil, por miedo a lo que puedan pensar los demás, en cambio debemos aceptarla y usarla al máximo. Somos las primeras en no tener que cuestionar nuestras habilidades, y dominarlas a la ligera es un logro.

5. ¿Cuánta necesidad hay hoy de hablar sobre el empoderamiento de la mujer y qué se debe hacer?

Más que hablar, tienes que hacer. Es bueno ser un ejemplo pero no es suficiente, se necesita un apoyo activo, para asegurarse de que se crea una red. Debemos partir de la empresa con concreción, esperando que esta red de apoyo se extienda también a otros entornos. Pensemos en la maternidad: se agradece mucho el tema del trabajo inteligente o el trabajo libre, pero hay que pensarlo aún más, para apoyar el desarrollo de la figura profesional de una persona. Hay que seguir invirtiendo y sembrando para que cada vez más mujeres tengan la oportunidad de sentarse en determinadas mesas. Lo importante es que haya buenas personas para evaluar las habilidades independientemente del género. Quienes ocupan roles importantes en la empresa tienen la responsabilidad de hacer, además de ser ejemplo, porque estamos en un momento histórico que va en esa dirección, esperamos de manera irreversible.

Etiquetas:  Horóscopo Moda Realidad