Odio mi cuerpo...

Porque odias tu cuerpo

En la mayoría de los casos, es durante la adolescencia cuando te das cuenta de tu cuerpo y nacen los complejos. Años más tarde, el rechazo del propio cuerpo permanece arraigado en el inconsciente y puede volver a la superficie o incluso no desaparecer nunca. Demasiado gordo o demasiado delgado, algunos comentarios de tus padres o algunas palabras duras resuenan subconscientemente en tu mente. Incluso hoy en día, la mayoría de los adolescentes tienen una visión distorsionada de su cuerpo y, en el peor de los casos, pueden sufrir dismorfofobia (rechazo de su apariencia física). La tendencia al rechazo del propio cuerpo, propia de la mujer, se acentúa en momentos de crisis (duelo, separación ...).

El cuerpo en los medios

Ver también

Dismorfofobia: cuando el odio al propio cuerpo se vuelve patológico

Lenguaje corporal: los secretos para la interpretación de los gestos

Lenguaje corporal: ¿cuál es el significado de brazos cruzados?

En la vida cotidiana, nadie puede escapar a los imperativos de la moda y las imágenes de los periódicos, que exigen ser bellas y seductoras en cada ocasión. Estas imágenes te hacen cuestionar tu cuerpo: caderas, barriga, muslos, pechos, glúteos ... pero es una cuestión de aceptación personal. Estos complejos afectan especialmente a las mujeres que no pueden aceptar sus diferencias con los modelos propuestos por los periódicos y la televisión.

La obsesión por la apariencia física

Cuando te concentras en un aspecto que no te gusta de tu cuerpo, ¡no ves nada más que eso! Te convences de que todo el mundo lo nota de inmediato e incluso terminas pensando que otros se burlan de tus "defectos" a tus espaldas. Tu "nariz torcida" o tu "trasero" se convierten en una verdadera obsesión, ¡ser reconocido y combatido!

Las imperfecciones que acechan tu mente son solo el resultado de la distancia entre la imagen idealizada de ti mismo y tu imagen reflejada en el espejo y ni siquiera merecen ser tomadas en consideración.

Falta de autoestima

El rechazo al propio cuerpo es un síntoma de baja autoestima. Estás en presencia de un malestar más o menos inconsciente que se traduce en un disgusto de tu cuerpo y / o de una parte anatómica. ¡Necesitas recuperar la confianza en ti mismo y dejar de concentrarte en tu cuerpo! Cuanto más preste atención a estos "defectos", más enormes parecerán. Relativizar: ¡incluso las supermodelos creen que tienen imperfecciones llamativas!

Tomar distancia y apreciar las diferencias son condiciones indispensables para sentirse mejor en el alma y por tanto en el cuerpo.

Dale a tu cuerpo una segunda oportunidad

-Deja de analizar ¡Cada rincón de tu cuerpo frente al espejo!

- Rodéate de gente abierta y tolerante, dialogante, ¡ganarás confianza en ti mismo!

- Aceptate como eres y repite que tú también eres hermosa. ¡A fuerza de insistir te convencerás y no podrás parar!

- Date un capricho: una sesión de sauna, un aceite de masaje que deja la piel suave y aterciopelada ...

- Elige el armario adecuado: Seguir la moda es bueno, pero solo si se adapta a tu morfología y te hace sentir a gusto.

- Escuche a su cuerpo: Duerme lo suficiente, come de forma equilibrada (carnes blancas, pescado, cereales, verduras frescas, fruta ...) sin privarte de algún dulce de vez en cuando. Tienes que evitar las privaciones y la frustración.

- Practicas cualquier deporte: nada mejor para conciliar cuerpo y mente. ¡Te descargas, no piensas en nada y al mismo tiempo aprietas el cuerpo y adelgazas la figura!

¿Aún tienes dudas?

Los complejos provienen de la mente. Si a pesar de nuestros consejos no puede sentirse bien en su cuerpo, comuníquese con un especialista en terapia cognitiva y conductual que lo ayudará a cambiar su actitud.

La cirugía estética también puede ser una solución, pero ni el mejor cirujano del mundo puede ayudarte si tu problema tiene origen psicológico.

Etiquetas:  Adecuadamente Matrimonio Horóscopo