Mujeres en comunicación: entrevista a Paola Mascaro de Avio Aero

La mayoría de edad es sin duda un hito importante, tanto para una persona como para una marca y, en este caso tan particular, para el nuestro.
Cuando la mujer cumple 18 años, hemos decidido poner en marcha un proyecto de empoderamiento de la mujer que se centra en las mujeres que trabajan en el campo de la comunicación.
Paola Mascaro, Vicepresidenta de Comunicación y Asuntos Públicos de GE Italia y Avio Aero, nos respondió 5 preguntas importantes, explicando la importancia de saber usar la cabeza y el corazón con el equilibrio adecuado.

1. ¿Cómo es "ser mujer" en el mundo laboral?

En mi opinión es hermoso. Ciertamente agotador, porque si tienes las ganas y la determinación de superarte a ti mismo también necesitarás demostrar tu valía de una manera más compleja y articulada. Sin duda, es más cierto para mi generación del baby boom. Cuando comencé a trabajar, después de una carrera brillante, una beca, etc., casi siempre era la única mujer en las habitaciones. Las condiciones son diferentes. Había muy pocas mujeres que aspiraran a seguir un camino de crecimiento. No es que no había mujeres, pero a menudo tenían roles muy operativos de los que no se movían. La idea de tener mujeres en la gerencia, o incluso en roles superiores, era muy remota. No es que la condición haya mejorado mucho hoy. Si pienso en los roles de arriba, estamos hablando de una presencia femenina del 14% en empresas privadas. Aún estamos muy lejos de los objetivos. Estas cifras son, también por razones históricas, menores en realidades donde la progresión profesional está vinculada a la formación técnico-científica. Históricamente, las ingenieras eran pocas y aún lo son, por lo que en las empresas industriales, donde ese tipo de formación es necesaria para llegar a lo más alto, todavía hay mucho esfuerzo. Pero también son las realidades las que marcarán el ritmo del cambio. Cuando dejamos de pensar en determinados trabajos como trabajos masculinos o femeninos, habremos dado un gran paso. Entonces, ser mujer en el mundo del trabajo es hermoso, desafiante y requiere mucha energía. Cada paso que das lo trae a casa como si fuera un verdadero trofeo.

Ver también

Mujeres en comunicación: entrevista con Beatrice Agostinacchio de Hotwire

Mujeres en comunicación: entrevista a Eleonora Rocca fundadora de Digital Innovatio

Mujeres en la comunicación: entrevista con Federica Beneventi de Veepee (vente-privee

2. ¿Qué fue el "empoderamiento de la mujer" para ti a los 18 años?

Nada, en el sentido de que el concepto no existía, nació con el tiempo. Quizás escuché sobre el empoderamiento a mediados de los 90. Porque nació y se desarrolló con la idea de que para las mujeres no es solo un tema relacionado con el trabajo, sino un tema de autorrealización. Encontrar el camino, expresarse y asegurarse de que esta realización sea la expresión de uno mismo como individuo, pero para mi generación estuvo ligada a la idea de triunfar en el trabajo. Los más jóvenes piensan diferente: quieren todo en la vida, no solo una carrera. Esto se debe a que a lo largo de los años el empoderamiento se ha asociado a un camino de concientización, que a lo largo del tiempo las mujeres han tenido la necesidad de realizar por diversas razones: 1) no tener modelos de género de género. No había mujeres líderes: el riesgo era emular. un hombre; 2) inventar un estilo, que fue el camino más transitado y el desafío más importante.

3. Tres palabras que asocia hoy con "empoderamiento de la mujer"

La primera palabra es autorrealización, a 360 °. Como anticipé, estamos hablando de autorrealización no ligada solo al mundo laboral ni a llegar a lo más alto. Pero sí significa encontrar su propia forma de expresarse como individuo, independientemente de su puesto de trabajo. Por supuesto que este concepto cobra fuerza si se convierte en un esfuerzo colectivo, que tiene mayor peso.
La segunda palabra es colaboración: estamos hablando de la capacidad de crear un sistema, algo en lo que los hombres son muy buenos. Este es uno de los elementos del empoderamiento en el que las mujeres deben trabajar para mejorar.Deben acostumbrarse a pensar en otras mujeres como apoyo, aliadas, socias, precisamente como parte de un sistema más amplio. Las mujeres en la sociedad o en la vida son buenas: piensa en la familia, las amistades. Me refiero a una colaboración profesional sistémica. Primero piense en una colega, apóyense mutuamente. Las mujeres todavía no "piensan mujer", aunque la idea de convertirlo en un sistema cerrado está lejos de mí, pero la idea es tener siempre presente nuestro gran y poderoso universo. Por supuesto, siempre partiendo del valor y la competencia.
Otra palabra ligada al empoderamiento y en la que debemos mejorar es la ligereza: hacer las cosas bien, en serio, pero aprendiendo a aligerar el ambiente con ironía. Incluso si es temprano, porque la masa crítica de mujeres en la cima todavía es relativamente pequeña y, por lo tanto, estamos más predispuestas a priorizar otras cosas.

4. ¿Qué le dirías a tu joven de 18 años ya los de 18 años de hoy?

A mi yo de 18 años ya le he dicho muchas cosas, estoy bien y reconciliado. Me gustaría hablar con jóvenes de 18 años hoy y me gustaría compartir un par de cosas con ellos. En primer lugar, use su cabeza y su corazón bien y juntos. Pruebe por qué necesitan informarse, recopilar datos y comprender cómo va el mundo. Un ejemplo: hablemos de STEM, las facultades técnico-científicas en las que las mujeres siguen siendo minoría, y eso es un hecho. Pero luego también hablamos del corazón: no necesariamente a todas las mujeres les gustan estas disciplinas. Lo importante es que las niñas no se vean bloqueadas por estereotipos obsoletos que las frenan en estas elecciones. En definitiva, creo que nuestra realización pasa por ambos polos, la cabeza y el corazón, porque necesitamos estar informados, sobre todo para superar los estereotipos, pero también debemos escuchar nuestras pasiones para sentirnos realizados.
El otro concepto importante es el de la cultura del error y el error, siempre y cuando sirva para crecer. Es algo que he aprendido de los estadounidenses, habiendo hecho mi carrera profesional en empresas globales. Tenemos en nuestra cultura de pertenencia un concepto de "error que equivale a una falta. Así que incluso los jóvenes que cometen un error o cambian de opinión los percibimos como un "signo menos" en el registro. El tema del error, en cambio, es fundamental, siempre y cuando sirva para crecer, creo que vale la pena cometer algunos errores de inmediato, para crecer y mejorar.
El otro tema es sin duda el de conocer el mundo. Tuve la suerte de tener uno de los primeros Erasmus de la historia. Hoy los niños tienen oportunidades fenomenales. Tienen que irse, porque permanecer encerrados dentro de su propio perímetro no ayuda a formar un Mente inclusiva, ya que estamos hablando de mujeres y género. Conoce el mundo, descúbrelo, pero vuelve. ¡Te necesitamos!

5. ¿Cuánta necesidad hay de hablar hoy sobre el empoderamiento de las mujeres y qué se debe hacer?

Es necesario hablar de ello, los resultados aún no están ahí. El empoderamiento de las mujeres es un tema que afecta a todos y no solo al género femenino, no es solo un tema ético o moral, sino también social, económico y político. Por tanto, no debe afrontarse en una especie de club cerrado de todas las mujeres sino entre individuos, independientemente del género. Las empresas también deberían interesarse por él, cada una a su manera.
No existe una "receta" perfecta de qué hacer, todo depende de las circunstancias, incluso en lo que respecta a la empresa. La nuestra es una realidad industrial que trata de tecnologías e innovación, es claro que en nuestro caso la inclusión pasa de la posibilidad de tener más mujeres que hagan este tipo de trabajos. Nuestra misión es educar a más niñas en las facultades técnicas y científicas, concienciarlas y lograr que se gradúen con honores. Por lo tanto, todos deben mirar el empoderamiento de las mujeres desde su propio punto de vista y centrar la atención en un objetivo específico.
Teniendo en cuenta estos supuestos, el intercambio de buenas prácticas es fundamental, también a través de asociaciones que involucren a entidades de diversos tamaños, como la asociación Valore D de la que soy concejal o STEM by Women que preside nuestra HR Leader Barbara Preti.
En resumen, tenemos que hablar de ello y hacer que las cosas sucedan.

Etiquetas:  Horóscopo Moda Pareja De Ancianos